jueves, 5 de noviembre de 2009

Arte Hispano-Musulmán

1. RASGOS DISTINTIVOS DEL ARTE ISLÁMICO
1.1. CARACTERES GENERALES DE LA ARQUITECTURA
- En su expansión los musulmanes irán adoptando las formas artísticas romanas, cristianas, bizantinas, persas, coptas, visigodas..., creando un arte plenamente oriental. Los edificios suelen tener poca altura, inscritos en volúmenes cúbicos, realizados en ladrillo o mampostería más que en piedra, con el yeso y la madera utilizados de forma general. Además, se cuida la armonía con el paisaje.
- Las columnas y pilares, al principio aprovechados de edificios anteriores y luego ya originales, son delgados, ya que soportan techumbres ligeras. Destaca el empleo de cúpulas y bóvedas, siendo abundantes las bóvedas de crucería, pero sin que los nervios se crucen por el centro, las gallonadas, las de mocárabes, las caladas... Utilizan una variada tipología de arcos: por herencia del arte visigodo adoptan el arco de herradura, en ocasiones apuntado, siendo característica la alternancia de dovelas de distinto color; a partir del siglo X se generalizan los arcos lobulados y polilobulados; y desde el XIV los de medio punto peraltados y angrelados (con muescas en el intradós) y los de mocárabes.
- La decoración se sitúa casi exclusivamente en el interior, donde es extraordinariamente rica, con temas vegetales, geométricos y epigráficos. En el exterior sólo se cuidan las portadas y las cúpulas
1.2. LA MEZQUITA
- La mezquita es el lugar de reunión de la comunidad musulmana y su estructura deriva de la casa de Mahoma en Medina, aunque también observamos ecos de las basílicas paleocristianas. Sus partes fundamentales son:
* El patio ("sahn"), rodeado de arquerías.
* La torre ("alminar" o "minarete"), junto a la puerta de acceso al patio.
* La fuente para abluciones ("sabil"), generalmente bajo un templete.
* La gran sala de oración ("haram"), dividida en numerosas naves.
* El muro orientado hacia La Meca ("qibla").
* El nicho o lugar santo en el centro de la qibla ("mihrab").
* El recinto cercado para el califa o imán ("maxura").
* El púlpito ("minbar").
EL EMIRATO INDEPENDIENTE Y LA ÉPOCA CALIFAL: EL ARTE DEL PERÍODO CORDOBÉS
- El Arte del Período Cordobés se desarrolla durante el Emirato Independiente (a partir de Abd-al-Rahmán I) y el Califato de Córdoba (a partir de Abd-al-Rahmán III), abarcando el espacio cronológico que va desde mediados del siglo VIII hasta principios del XI.
- Las mezquitas y los palacios serán los máximos exponentes del arte islámico cordobés, con elementos hispanorromanos (aparejos a soga y tizón, aprovechamiento de columnas) y sobre todo visigodos (arco de herradura, alfiz que enmarca el arco, etc.).
La Mezquita de Córdoba
- Abd-al-Rahmán I comienza una de las obras supremas de la arquitectura hispanomusulmana.
- Sus sucesores en el Emirato y desde el 912 los del Califato fueron ampliando su recinto, unas veces por motivos demográficos y otras con fines políticos propagandísticos.
- Tomó como base la Basílica hispanocristiana de San Vicente
- La más notable solución arquitectónica fue la gran altura dada a la mezquita, conseguida mediante el empleo de dos soportes superpuestos, una columna y un pilar cimero: el pilar soporta arcos de medio punto sobre los que descansa la techumbre; de los capiteles de las columnas arrancan arcos de herradura, sin duda inspirados en la arquitectura visigoda, que sirven de tirante para evitar que los soportes se quiebren por el peso. Esta solución técnica y la alternancia de dovelas blancas y rojas en los arcos seguramente estén inspirados en el Acueducto de los Milagros de Mérida.
- Las columnas son cilíndricas, generalmente aprovechadas de épocas anteriores, al igual que algunos capiteles y arcos, que pertenecían a la iglesia anterior. Los capiteles son de decoración vegetal muy tosca, inspirados en los corintios clásicos. Los pilares superpuestos son de sección rectangular, adornados en su arranque por una moldura de rollos, también supervivencia de la iglesia de San Vicente sobre la que se edificó la mezquita.
EL ARTE DE ALMORÁVIDES Y ALMOHADES
1. El Arte de los Almorávides
- Invasores norteafricanos, reformistas ortodoxos religiosos, que unifican Al-Andalus entre el 1.075 y el 1.146.
- Aunque los principales ejemplos de arquitectura almorávide no se encuentran en España, sino en el norte de África, introdujeron algunos nuevos rasgos estilísticos que influirán en el arte islámico de Al-Andalus:
* Mocárabes: como estalactitas que bajan de las cúpulas o arcos, con forma de lazos o prismas.
* Arcos de cortina (dos porciones de circunferencia con centros exteriores y que se cruzan en la clave formando ángulo) y de herradura apuntada.
* El alfiz suele cortar el arco por sus lados.
* Las bóvedas con nervaduras cada vez más finas.
* Utilizan más el pilar que la columna.
* Uso de cerámicas vidriadas.
En sus residencias tienen un especial relieve los jardines, fuentes y estanques, anticipando el gusto granadino.
2. El Arte de los Almohades
- Los Almohades fueron un imperio berebere norteafricano que dominó la España musulmana, que se había fragmentado de nuevo en reinos de taifas ante la desaparición del poder almorávide, en las últimas décadas del siglo XII y la primera mitad del siglo XIII.
A) Características
- Uso de abundante decoración, enmascarando el nítido esquema constructivo.
- Cubren los espacios lisos con "paños de sebka" (redes de rombos).
- El alfiz llega hasta el suelo.
- Los vanos son encerrados en arcos sin función constructiva.
- Conservan algunos rasgos almorávides: el uso de la cerámica vidriada, los mocárabes, el arco de herradura apuntada, la preferencia del pilar más que la columna.
B) Ejemplos
La Giralda de Sevilla
- La obra más importante de los Almohades en España, del siglo XII, es la Mezquita de Sevilla, de la que sólo conservamos el alminar, conocido con el nombre de La Giralda.
-Es original por su decoración: la costumbre de entrecruzar los arcos mixtilineos y lobulados ha llevado a crear un sistema ornamental típico, las redes de rombos o "paños de sebka".
- El cuerpo superior está oculto por la obra renacentista del siglo XV.
EL ARTE NAZARÍ
El Palacio en la Arquitectura Islámica: Características Generales
- Junto con la mezquita el palacio es el edificio más típico de la arquitectura islámica, siendo La Alhambra de Granada el palacio árabe medieval que mejor se conserva, al no haber sufrido transformaciones posteriores.
La Alhambra, construida en una de las colinas de la ciudad, constituye una auténtica ciudad-palacio formada por:
* La ciudadela o alcazaba, con función defensiva militar.
* El palacio propiamente dicho.
* Un vasto recinto amurallado que circunscribe todo el conjunto.
- La tendencia islámica a resaltar ante todo los aspectos decorativos, alcanza en la Alhambra un nivel mucho mayor que en Córdoba. No tiene la simple función de resaltar algunas zonas del edificio, sino que se extiende por todos lados hasta transformar totalmente su aspecto original.
- La Alhambra tiene una estructura muy simple, pequeños recintos cubiertos por techos planos y realizados con materiales pobres, lo que ha favorecido la exaltación de lo decorativo frente a lo estructural, ya que la pobreza debe ser disimulada.
- Los principales materiales utilizados en la decoración de La Alambra son los siguientes:
* La Madera: El trabajo realizado sobre ella produce la ilusión de no ser un elemento constructivo, sino paneles superpuestos a las superficies. Los artesonados reproducían complejos dibujos geométricos policromados.
* El Azulejo: Cubre, en forma de zócalo, las partes inferiores de los muros, representando dibujos geométricos, mediante una técnica especial que produce efectos metálicos.
* El Yeso: Es el material más usado en la Alhambra, al ser ideal para crear una "segunda" arquitectura por su extraordinaria blandura. Se trabaja de distintas formas, combinándose con el azulejo y la madera, y cubre las paredes envolviendo materialmente el edificio original. El estuco, originalmente coloreado, se aplica en forma de paneles que reproducen una decoración epigráfica, geométrica o floral. Es el yeso, en definitiva, lo que proporciona a la Alhambra la sensación de sorpresa permanente, puesto que forma falsos elementos constructivos (paredes, bóvedas, arcos) que dada su inutilidad constructiva pueden adquirir las formas más fantásticas y caprichosas.
* El papel del Agua y la vegetación: Junto a yeso, azulejo y madera, el agua y la vegetación juegan un papel decorativo de primer orden, formando una perfecta unidad con la arquitectura. Fuentes a la altura del pavimento en los patios interiores, alimentadas por pequeños canales, que dejan correr el agua lo suficiente para que no se estanque, pero no tanto como para impedir que las construcciones se reflejen en ellas. Este efecto de reflejo no es casual, sino premeditado, a lo que hay que añadir el murmullo del agua al correr, etc.