miércoles, 9 de septiembre de 2009

3. La Reconquista y los primeros reinos cristianos

3. La Reconquista y los primeros reinos cristianos
- Defina los conceptos “Reconquista” y “Repoblación”
La Reconquista es un proceso político y militar, por el cual los estados cristianos de la Península Ibérica se enfrentaron a los musulmanes entre el siglo VIII y el XV, con el ánimo de reestablecer la unidad cristina perdida con la caída del reino visigodos. Los dos grandes estados protagonistas son los reinos de Castilla y Aragón.
Se entiende por repoblación la colonización de tierras ganadas al Islam; es un proceso inseparable de la reconquista, y tan importante como ella. Este movimiento colonizador sólo puede explicarse si tenemos en cuenta el aumento de población en los núcleos cristianos.
La forma de distribución de las zonas ocupadas va a ser diferente según el lugar (zona geográfica) y el tiempo. Van a darse diferentes modalidades de Repoblación y cada una va a tener vigencia en una Zona: La Presura, se produce durante los siglos IX y X en los territorios del N. del Duero. La Repoblación Concejil tiene lugar a partir del s. XI y sobre todo en el XII. Los Repartimientos es una fórmula que surge inicialmente en la Corona de Aragón, esta fórmula se aplica en el valle del Ebro (s. XII); en Toledo, en los reinos de Valencia y Baleares y en las ciudades andaluzas (s. XIII). Los donadíos consisten en la concesión por parte de la corona de grandes superficies de tierra el beneficiario de estos donadíos era la nobleza (laica o eclesiástica) y también las órdenes militares.
- Cronología de la formación y expansión de los primeros reinos y territorios cristianos, hasta el siglo XIII
Los reinos cristianos se formaron a lo largo del siglo VIII en los reductos septentrionales montañosos de la Península por los restos de la monarquía visigoda y poblaciones locales que habían estado al margen del control de esta. Destacan Asturias, que se considero heredera del espíritu visigodo y acuño el espíritu de cruzada, Cataluña, Marca Hispánica del reino francés, Navarra, consolidada por las poblaciones vasconas y Aragón.
Territorialmente, estos reinos se consolidaron hasta el siglo XI, ocupando las tierras abandonadas por los musulmanes hasta la línea Duero-Ebro, asentando poblaciones y organizando su defensa. En este periodo de tiempo se fragua su organización, de carácter feudal. Son estados organizados en base a una sociedad estamental, donde la nobleza, a cambio de su apoyo a la monarquía arranca muchos privilegios y jurisdicciones. La iglesia, soporte ideológico y cultural de estos reinos será el otro grupo privilegiado. Frente a ellos, grandes masas de campesinos serán sometidos a servidumbre. Su economía será agrícola autosuficiente, y su organización política organizada en torno a una monarquía feudal de escasos poderes. Estos se incrementarán a medida que los reyes asuman poderes militares para coordinar la reconquista, especialmente en Castilla.
Tras la caída del califato y su desmembración en reinos taifas, y hasta el siglo XIII, los cristianos avanzaron derrotando a los imperios almorávide y almohade, con cierto predominio castellano.
Castilla ocupará el centro peninsular, sufrirá tensiones internas por la unión y división con León. Aragón se enfrentara a la herejía Catara, que arruinara su intento de expansión por el sur de Francia, iniciara la conquista del Mediterráneo en época de Alfonso II y Jaime I, pero sobre todo se engrandecerá con la formación de la Confederación Catalana Aragonesa. En el siglo XIII Castilla se unirá a León, se convertirá en hegemónica y cerrará el avance militar de Portugal y Aragón. Navarra quedará convertida en un reino encerrado y sin crecimiento y Aragón se volcará en su expansión por el Mediterráneo, especialmente por Italia.
Desde el siglo XIII, la reconquista se paralizo, manteniéndose el núcleo de Granada, con el que los cristianos mantendrían relaciones comerciales. Aragón se comenzaría a expandir fuera de la Península. Superados los problemas internos de la Baja Edad Media, Castilla ocuparía Granada en 1492, dando fin a la Reconquista.